domingo, 31 de mayo de 2009

ESTÁS AQUÍ EN MIS BRAZOS

Hermoso tu vestido... hermosa tu mirada,
aquella, tu mirada de nuestro casamiento
cuando tú me besabas y muy enamorada
lograste que viviera mi corazón contento.
Bailamos, hoy recuerdo, y nos dimos besitos,
para que se cumplieran nuestras dos ilusiones,
tener dos frutos bellos: nuestros hijos benditos
y que alegren a diario nuestros dos corazones.
Estás aquí en mis brazos y te siento muy mía,
por eso te bendigo mujercita querida,
a Dios le pido siempre que si me llama un día
mitigue tu tristeza y cuide de tu vida.
- - - - - - - - -
Mariano Bequer.
Maracaibo, 23/04/08

No hay comentarios:

Publicar un comentario